Su navegador no soporta Javascript

Femicidio: buscó justicia para su hija durante 8 años

femicidio-Nestor-Larrauri

En Salta una madre buscó durante 8 años justicia por el femicidio de su hija a manos de un amigo que se desempeñaba como policía de la División de Trata de Personas.

Desde 2011 que Ana Fernández persiguió al asesino de Cintia, su hija que fue golpeada y asfixiada hasta morir. El femicida, condenado por la justicia, Mario Federico Condorí era amigo de la víctima.

La lucha de Ana le llevó 8 años a lo largo de los cuales participó de marchas, y denunció que fue víctima de amenazas, aprietes y hasta tuvo que pelear por cambiar al juez de la causa, recusándolo.

Fue a fines de 2012 que logró recusar al juez que llevaba la causa luego de demostrar que la causa no avanzaba . El caso finalmente cayó en las manos del juez Guillermo Pereira. “Se puso la causa al hombro y me pidió paciencia. Tenía 36 cuerpos y once cajas de pruebas. Era la más grande desde la última dictadura, mencionó la madre al periódico Infobae. En 2017 empezaron a separar la paja del trigo. Y en septiembre de ese año procesó a Mario Federico Condorí, con prisión preventiva. Estuvo tres meses en la cárcel, pero logró la domiciliaria. En noviembre del 2018 se elevó a juicio y empezó el 13 de mayo de este año y duró casi un mes”, explica la mamá de Cintia.

A partir de ahí la justicia empezó a funcionar en pos de la verdad y cuando los detenidos de una comisaría dieron declaraciones contradictorias empezaron a caer todas las piezas.

Hoy Mario Federico Condorí, cumple una sentencia de 23 años en prisión por el homicidio de Cintia Fernández.

Para más información acerca de cómo lidiar con casos de violencia de género y realizar la denuncia correspondiente puede hacer click aquí.

Compartir este artículo

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *