Su navegador no soporta Javascript

Violencia económica: sometimiento a través del dinero

Nestor-Larrauri-violencia-economica

La violencia de género asume muchas formas, una de ellas es la violencia económica. Un mecanismo de opresión difícil de denunciar y que genera gran vulnerabilidad.

Se habla de violencia económica y patrimonial cuando el hombre toma el control total de las finanzas. Esto comprende no permitirle a su mujer disponer de dinero en efectivo, auditar sus gastos y hasta tomar control de bienes patrimoniales.

Se trata de uno de los sistemas más complicados de denunciar dentro de lo que es la violencia familiar y está contemplada en la Ley 26.485 (Ley de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales)

Desde Larrauri & Asociados creemos que es de vital importancia resaltar este mecanismo de opresión que pone de relieve la desigualdad y desequilibrio de poder entre los hombres y las mujeres.

¿Cómo funciona la violencia económica?

Se encuentra presente en casi todas las relaciones en las que la mujer está subordinada mediante otros tipos de violencia. En estos casos la opresión económica es una pieza más de mecanismo.

Se evidencia cuando el hombre ejerce un control pleno y coercitivo de los ingresos de su pareja: dispone de su dinero y se lo dosifica, controla sus gastos pidiendo tickets, recibos y cualquier otra evidencia de movimiento de dinero.

También hay casos en los que la mujer deja de ejercer su profesión para acompañar a su pareja en la suya y hacerse cargo del cuidado del hogar. Esto termina causando una pérdida de autonomía que, en principio, resulta imperceptible.

¿Qué dice la Ley al respecto?

La Ley de Protección Integral de las Mujeres se refiere a la violencia económica en el artículo 5, donde la define como “la que se dirige a ocasionar un menoscabo en los recursos económicos o patrimoniales de la mujer” mediante:

  • La perturbación de la posesión, tenencia o propiedad de sus bienes;
  • La pérdida, sustracción, destrucción, retención o distracción indebida de objetos, instrumentos de trabajo, documentos personales, bienes, valores y derechos patrimoniales;
  • La limitación de los recursos económicos destinados a satisfacer sus necesidades o privación de los medios indispensables para vivir una vida digna;
  • La limitación o control de sus ingresos, así como la percepción de un salario menor por igual tarea, dentro de un mismo lugar de trabajo”. Esta norma estipula una serie de medidas de protección para las mujeres a los fines de salvaguardar sus bienes y patrimonio y, de ese modo, restablecer su autonomía.

¿Cómo se denuncia?

Para denuncias de situaciones de violencia económica el protocolo es similar al de cualquier denuncia por violencia de género. La denuncia puede ser realizada por la víctima, su familia (ascendiente o descendente) y terceros al grupo familiar (amigos)

En Provincia de Buenos Aires las denuncias pueden realizarse de forma anónima, de acuerdo al artículo 6 de la ley 12259.

Desde Larrauri & Asoc. estamos a disposición de quien busque asistencia legal para lidiar con estos casos tan complicados, no solo por su  materia, sino por cómo afectan a sus víctimas.

Compartir este artículo

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *