Su navegador no soporta Javascript

Caso Fernando Baez Sosa: para los abogados, los rugbiers mataron «por placer»

nestor-larrauri-fernando-baez-sosa-1

Para Fernando Burlando y Fabián Améndola, abogados de la familia de Fernando Báez Sosa, los rugbiers de Zárate tenían como fin matar al adolescente. 

Por eso, plantearán que a los diez jóvenes imputados por el homicidio de Fernando Báez Sosa se les aplique el agravante “matar por placer”.

Esta nueva estrategia tiene que ver con un nuevo video obtenido de las pericias hechas en los teléfonos móviles de los rugbiers. 

“Pegale, matalo”, se puede escuchar en la prueba, momentos después que fueran expulsados del boliche Le Brique de Villa Gesell

«Fue matar por placer, matar por matar, por desprecio a la vida. El objetivo muerte estuvo desde el principio», expresó Fernando Burlando a la prensa

Por su parte, Améndola señaló que con la filmación «estarían demostrando que mataron por placer, que esto les causaba cierto placer».

«El hecho de filmar el momento del homicidio y regodearse de esta situación y pasarlo a otras personas vinculadas a través de sus grupos de WhatsApp es muy probable que configure este agravante de homicidio por placer», agregó. 

nestor-larrauri-fernando-baez-sosa-2

¿Misma pena para todos los rugbiers por el homicidio de Fernando Báez Sosa?

«Por el momento, a nuestro criterio, prácticamente todos van a correr la misma suerte”, detallaron los abogados de la familia. 

“No sabemos si la fiscalía va a mantener el criterio adoptado al momento de las detenciones, ya que realmente se han incorporado muchas pruebas y seguramente se va a poder definir con más precisión el rol que tuvo cada uno», agregó.

Por su parte, aguardan las pruebas de ADN para detallar el rol que tuvo Alejo Milanesi, único rugbier que no identificaron en las ruedas de reconocimiento.

«En el reconocimiento médico se ve que tenía en los dedos 2, 3 y 4 de la mano derecha y en un nudillo de la mano izquierda escoriaciones compatibles con una pelea”, sostuvo Améndola.

Y agregó: “Tiene arañazos y debajo de las uñas de Fernando hay material biológico para hacer un cotejo de ADN, vamos a saber si coincide o no».

Ahora bien hay que tener en cuenta que quien mata por placer, no es necesario que obre del modo como da idea la palabra impulso; puede actuar lenta y premeditadamente.

Sólo es necesario que la acción sea inspirada por un placer antinatural en la destrucción de una vida humana, dentro de la cual puede quedar comprendida la perversidad brutal.

El que mata por placer lo hace por el gusto o agrado que le produce dicho acto sin otra motivación determinante, aunque ello también abarca distintas contingencias, que relacionadas con el óbito, pueden suscitar placer en el sujeto activo.

De aplicarse este calificativo estaríamos en la aplicación del art 80 inciso 4 del Código Penal Argentino

Notas Relacionadas

Pablo Ventura presentará cargos contra los rugbiers acusados de matar a Fernando Báez Sosa

Ley Fernando: buscan que haya sanciones deportivas para los rugbiers

Compartir este artículo

Deje un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *